martes, 20 de diciembre de 2016

El ultimo soldado

Aunque pueda parecer idiota o poco lógico. Era la única forma de salir de allí sin manchar la alfombra de sangre.
Tenia tiempo como el corre-caminos para improvisar una huida. Salir por el tejado. Colarme a la casa del vecino. Y aparentar normalidad por la entrada sin causar sospechas.
Era eso o acabar preguntado por la policía.
Había sido todo una sucia trampa.

Antes de que se comulgue con palabras necias. Cerrare el desván. Y dejare que eche polvo hasta que se temple y el tiempo ponga las mentiras bajo juicio.

Hasta mañana u otro día. Hasta que sea la hora o tarde. Prefiero parecer un cobarde que un asesino.

El ultimo soldado de una lucha es esclavo de ella sin el perdón de los hombres.

Y yo mientras quieto.


miércoles, 7 de diciembre de 2016

Exito progreso

En un normal corral de musas asiduas al canto gregoriano de una voz miscelánea, trova con voz de desaparecer las palabras al tiempo que se entrelazan con viento.

Así, sin mas.

Nadie mirando por el rabillo del ojo.


Atención.
Ha sido un día maravilloso.
Nada lo puede invertir.

Acertar es un rock- roll intrínseco en la raíz que despierta con ojos de cocodrilo las fuentes diáfanas de la crisálida del mañana.

Y nadie se da cuenta de ello.